Publicado: 20 de Julio de 2019

Este proyecto consistía en aislar un apartamento en la costa tanto del frío y viento del invierno como del calor del verano. Además, se querían evitar ruidos en las habitaciones traseras que dan a una calle con mucho movimiento y a una entrada de un aparcamiento.

Se colocaron ventanas de PVC en color blanco y con cristal acústico para minimizar los ruidos de la calle.

En el salón incluimos una puerta corredera, el mejor sistema cuando no queremos quitar espacio y queremos ofrecer comodidad.